El Parlamento Cultural Intercontinental sesionó vía virtual, por primera vez, con la participación de los miembros y distinguidas personalidades de alto nivel de varios países y de varios continentes. El tema central fue exponer y reflexionar sobre la importancia de la cultura en los tiempos actuales y el rol que debe jugar el Parlamento.

El mismo se constituye mediante la valoración del Crisol de las raíces primigenias de cada nación, cuyos pilares se encuentran sustentados en la identidad genuina y la pertenencia sociocultural antropológica.
El Parlamento Cultural Intercontinental como órgano consultor, para la Organización de las Naciones Unidas, destacando en ellas, las normativas legales diplomáticas, permitirá las consolidaciones sustentables del capital humano, cultural intercontinental, a través de relevamiento de datos pluriculturales, y programas de capacitación en el marco de la Integración Cultural, Académica, Turística y del desarrollo Empresarial, bajo normativas legales y jurídicas, en el respeto a los Derechos Intelectuales, la defensa Patrimonial de la Toponimia, como marca registrada a la pertenencia de la cosmovisión, igualmente, mediante las Alianzas Estratégicas con las diferentes instituciones gubernamentales y no gubernamentales y organismos internacionales, para la cooperación y la generación de políticas en materia cultural, que beneficien a cada país y a los pueblos del mundo, instrumento esencial para lograr una sociedad culta, libre, que viva en paz y por ende, lograr un mundo mejor, apegados a los valores y principios de la solidaridad, cooperación, internacionalismo, convivencia ciudadana y en ambiente de paz.
Es importante precisar siempre que la cultura es el florecimiento de las potencias intangibles de la sociedad; que dicho florecimiento fructifica; y que estos frutos son las manifestaciones del quehacer exclusivo del ser humano; por ello, la Revolución cultural, tecnológica y comunicacional es una realidad, es una revolución democrática que promueve la inclusión, la justicia social y por ende la paz, mediante la participación de toda la sociedad. Gracias al quehacer apasionado y emocionante del ser humano, que es la cultura, comprendemos que somos parte de la humanidad, que vivimos y trabajamos para su fortalecimiento, y que nuestra vida y nuestro trabajo, producen todos los componentes de la cultura: la conciencia; las ciencias y la tecnología; la educación; las artes; los deportes; el folklore; y las creencias (mitos, leyendas, religiones, etc.). Por consecuencia, debemos ser consecuentes, apegados a ese Cambio Cultural que tanto se requiere para el progreso, el bienestar, la integración de nuestros pueblos y la Paz Mundial. Los que estamos dotados de la cultura de la unidad, estamos también, dotados de la cultura de la paz y la integración. Nos reafirmamos en la convicción de que la conquista de la Cultura de la Paz podemos atesorarla por los caminos de la Justicia, el Humanismo, el Amor y la Integración. Partiendo de la conciencia del alto valor de la integración de los pueblos del mundo, de que no existe una fuerza capaz de aplastar la fuerza del amor, el sentimiento profundo por la cultura, la paz y la solidaridad, se hace necesario e imprescindible una revolución cultural, es decir, una educación emancipadora capaz de generar los cambios culturales, que las sociedades necesitan, mediante la transformación digital y la formación de los gestores culturales que se encargarán de subsanar las heridas del pasado. Debemos ser ciudadanos de bien y entender que en la vida, el arte de servir y dar es también la misión de todos; consientes de que nuestra misión sagrada es engendrar toda maravilla, alumbrar todo lo que perdura y encender la llama de la esperanza y la felicidad, y éstos se logran también mediante las expresiones genuinas del Amor, porque son los justos que, mediante sus luchas, conquistan la justicia, porque son los pacíficos, los cuales, mediante sus luchas, conquistan la paz y porque son los integracionistas quienes, mediante sus esfuerzos unionistas, consiguen edificar la integración de los pueblos y las naciones.
Llegar al cambio cultural en la sociedad del siglo XXI, en pleno auge de la tecnología y la innovación, es protagonizar -unidos y no dispersos- el abordaje de la complementariedad perfectamente coordinada, para superar el aislamiento y la soledad, para avanzar con el desarrollo económico, con el progreso social, con el bienestar general, para ascender con la justicia y la seguridad, con la libertad o democratización consecuente y con la paz, a la cúspide de la dignidad humana.
Definitivamente, la revolución cultural y la integración se conquistan, no solamente por medio de leyes y decretos gubernamentales. Se logra anteponiendo la práctica de los valores, superando a los antivalores; y ello, implica una lucha tenaz, en lo individual, en lo colectivo, en lo social, en lo cultural, en lo educacional, en lo político…etc.
La Fundación del Parlamento Cultural Intercontinental representa un hecho y momento histórico, ya que, gracias al acompañamiento de las instituciones nacionales e internacionales arriba mencionadas y la Sociedad Cultural Paraguaya, y en su carácter de Presidente, establece el Acto Protocolar de la Fundación del Parlamento Cultural Intercontinental, constituyendo a las Sociedades Culturales en calidad de Fundadores de esta Organización.

INTEGRACIÓN INTERCONTINENTAL
La inauguración oficial del PARLAMENTO CULTURAL INTERCONTINENTAL representa un hecho histórico. Las oportunidades no son producto de la casualidad, más bien son resultado de arduo trabajo y es de largo camino, donde esforzarse al máximo con entrega total es acto sagrado. Hemos aprendido que el deber es aplicar el conocimiento e implementar la voluntad, sin perder la vista a la humildad. Hoy gracias a estas acciones, inspiramos a otros a soñar más, aprender más, hacer más y convertirse en más, creando conciencia de la importancia de la Cultura, la diversidad cultural, la paz y el liderazgo innovador y transformador. Aprovecha las oportunidades, expresa el amor que sientes hacia los que amas. busca tu felicidad siempre. persigue tus sueños con esperanza luchando contra la adversidad, confía en tí y vence tus miedos y jamás te rindas…