Estefanía Uribe de

Puerto San Julián

Al sur del continente americano, en la ciudad magallánica con el esplendor de una hermosa bahía, existen emprendedores que se desarrollan y destacan a favor de las comunidades, este es el caso de Estefanía Uribe, que lleva el emprendedorismo en su ADN.
Estefanía; ¿Cómo fueron tus comienzos y esplendor de tus emprendimientos?

“Mi espíritu emprendedor nace desde muy joven, ya que mis padres y familia tenían rubros comerciales, a su vez al ir creciendo y mirando temas del comercio me potenciaron, en mis características personales en materia de cálculos, finanzas, ganancias, también el ir aprendiendo de mis debilidades y frustraciones (aprendizajes) en toda mi etapa emprendedora.”
¿Cuáles son tus emprendimientos destacados?
“En estos momentos tengo un emprendimiento con fines de lucro, que tiene que ver con la línea del área textil, y otro sin fines de lucro, qué como expreso yo; ganamos en colaborar con la sociedad y ayudar a personas que muchas veces lo necesitan.
Por un lado esta Stilo Sin límites, que es sobre tener un estilo propio sin límites, nace en mi etapa escolar, a través de pensar, repensar y tener en mi cabeza tanta información, en un momento me atreví a intentar trasladar todo en proyectos de inversión económica que me ofrecía la Escuela N° 15 de Puerto San Julián, a través de las materias del secundario.
Teniendo coraje y valentía, me permitió dar a conocer tantos conocimientos que además me marcaron, siendo que tenía algunas frustraciones en lo personal y con estas acciones llevadas a la práctica fue fundamental. Destaco los diseños que realicé, las diferentes confecciones, las ideas innovadoras y única, porque tiene que ver con indumentaria/ropa de talles únicos y originales, donde trabajar con materia prima y animándome a desarrollar mi emprendimiento pensando en tantas personas que no estaban en conocimiento que esto podría dar solución a las necesidades y que intentaba que no exista discriminación por prendas de ropa, qué en ese momento se visualizaba en muchos lugares.
También con el trabajo fui aprendiendo otras cosas como de producción, comercialización, marketing, esto me llevo a ir innovando en el mundo de la mujer sobre todo, más que del hombre, mi enfoque siempre estaba orientado a la mujer. Esto porque veía las necesidades principales que existían en el mercado.
En el segundo emprendimiento, que es el de Gymbai Gymbai, en este caso tiene que ver más con el interior personal, con la meditación, algo que tampoco que había visto por la región, la idea era ver que realizar para integrar el baile, la zumba, la vida saludable, pensando en la vida sana con ejercicio y música. Luego de mi capacitación de 5 años de teatro, donde aprendí muchas cosas, viendo como influía psicológicamente todos estos temas, intenté fusionar todo lo aprendido a Gymbai Gymbai, como terapia de grupo, esto fue una revelación en mi vida, ya que en sus comienzos empezaban a venir personas, de repente habían 200 personas y sumaban cada día mas, siendo mucho en una ciudad de pocos habitantes. De esta forma implementamos otros grupos, incorporamos reuniones, comenzamos a dar terapias grupales de prácticas de teatro, ayudando a la autoestima en las personas, estos desafíos personales impactaron de lleno en mi vida personal. Acá me daba cuenta de que venían nuevas metas, cosas diferentes y con todo esto nace “Si ella puede, yo también”, siendo parte de Gymbai Gymbai también. Todo esto tiene que ver con prevenir suicidios de adolescentes, es por esto que trabajamos con campañas para participar de charlas enfocadas a temáticas con adolescentes, desarrollando y ocupándonos de algo de 25/30 de estos jóvenes.
En estos tiempos que se daban tantas acciones conjuntas, me envían una invitación para seleccionar a la Embajadora cultural, pensando en este momento que se habían equivocado de correo electrónico, es aquí que sin esperarlo se va dando otras situaciones, esto fue en 2019. Todo esto me toma de sorpresa, entre pensar tantas ideas, emprendimientos y ahora esto, fue algo de alto impacto para mí.
En toda esta situación que se daba, consulte a mi grupo que podía hacer, ya que mi respuesta en principio fue negativa, ellos me hicieron entender que era una gran oportunidad, con tanta lucha y críticas, prejuicios, expresiones desalentadoras, esto podía ser algo que pudiera cambiar de forma positiva tantas ideas, pensando en la sociedad en mi grupo y todo lo que podíamos sumar. De esto salió un “sí”, por respuesta y es así que me presente para Embajadora Cultural, nunca lo vi como un concurso, sino como oportunidad, además a mi grupo les expresé que no los voy a defraudar. Así fue que por votación unánime y una experiencia única pude estar como Embajadora Cultural, entre bombos , carteles, pancartas de apoyo de todo mi grupo y personas que conocí a lo largo de mi vida emprendedora de Puerto San Julián, me sentí muy contenida en todo momento, realicé viajes por toda la provincia, pude hablar en público, cosa que nunca imagine por ser tan vergonzosa, realicé entrevistas, todo esto me hacía pensar que estoy logrando mi objetivo principal, que es cambiar y romper estereotipos. Muy feliz siempre.”
¿En estos tiempos de incertidumbre mundial, que acciones pudieron llevar adelante?
“En este tiempo de Pandemia, no sabíamos que se pudiera venir por este punto de argentina, en principio mi idea fue ayudar con artículos de limpieza, artículos de la canasta básica, orientado a beneficiar a personas informalizadas, es decir, que trabajan en negro, de esta manera llevábamos alimentos y otras cosas que se necesitan, es aquí que encontramos realidades de personas que no eran de aquí o que llegaron hace poco, que además no podías trabajar a diario, esto les sirvió muchísimo.
También le doy gracias a las fuerzas Policiales de la Provincia y Prefectura Naval Argentina, que me ayudaron con la circulación para seguir colaborando con los que más necesitaban, teniendo el recaudo necesario para no tener contacto como expresan los entes nacionales.
Todo se inicia desde el ahorro propio, el poder sentirme útil desde mi situación personal, sentirme en poder ganar solidariamente con esta situación, poder obtener del otro lado una sonrisa, una alegría, son momentos a pleno de solidaridad. Las familias que ayudamos, son de bajos recursos y a la fecha seguimos con estas acciones, otra práctica realizada es la realización de tapabocas (barbijos), además de seguir repartiendo leche, calzados, víveres, todo desde nuestros propios medios.”

Por último Estefanía; ¿Qué mensaje les daría a los que quieren comenzar a ser emprendedores o están en este proceso?

“Hablándoles a los emprendedores de distintas localidades, los digo; que no apaguen su sueño en estos tiempos de pandemia o guerra desatada, lo que uno plasma o se imagina en un emprendimiento, no se cumple cuando estas en cuatro paredes, el primer paso es soñarlo, luego es realizarlo, tengan en cuenta que si fuera fácil todos lo realizarían y no estaríamos hablando de esto, además no es para cualquier persona, es para valientes, ser protagonistas, recuerden, primero tener la idea, ir en contra de cualquier pronóstico, como pensé yo, el poder demostrarme a mí misma que puedo lograrlo, hacerlo. Desde una planificación y luego llevarlo adelante, no contar nada, aunque piensen que es una locura, que esto llegue a tener impacto y animarse siempre. Muchas gracias a EmprenderConectados”.