Esta cuarentena nos afecta a todos. No nos encontrábamos preparados física, emocional ni mentalmente, para afrontar una situación como esta. Nos produce miedo, nos genera estrés y está afectando nuestra calidad de sueño. Por todo ello, quiero compartir 7 actividades que pueden ayudarte a gestionar de una mejor forma, los niveles de estrés, generando estados de relajación y bienestar y contribuyendo a mejorar la calidad del sueño:

  1. Levántate a la hora habitual: No está mal que seas flexible y puedas quedarte unos minutos más, sin embargo no es recomendable quedarte mucho tiempo en cama y peor aún, quedarte en pijama todo el día. Cada vez que te veas al espejo, necesitas verte arreglado, vestido como si fueras a trabajar, usando ropa cómoda.
  2. Incluye una rutina diaria de ejercicio físico: Por más pequeño que pueda ser tu espacio, es necesario un mínimo de 30 minutos diarios. Si bien es cierto, estamos imposibilitados de asistir a un gimnasio, salir a trotar o practicar algún deporte al aire libre, necesitamos ser creativos para ejercitar nuestro cuerpo, puesto que es sabido que el ejercicio ayuda a disminuir los niveles de estrés y mejora nuestro descanso.

3. Mantén contacto con la naturaleza: En la actual coyuntura, se complica tener contacto físico con la naturaleza, sin embargo está comprobado que el sonido y las imágenes de la naturaleza, ya sea playa o campo, proyectadas a través de pantallas digitales, causan efectos similares, provocando en nuestro cerebro estímulos de relajación y bienestar.

4. Escucha tu música favorita: La música genera estados de felicidad en forma automática, a través de las vibraciones en nuestro cuerpo. Interpreta tus canciones favoritas, cantando o bailando. Logra expresarte corporalmente, a través de la música.

5. Realiza alguna actividad manual: Cualquier actividad manual que puedas realizar, permitirá mantener tu atención y enfoque en ella, logrando que te desconectes de los problemas y preocupaciones.

6. Juega y ríe: La risa anula el miedo. Aquí los niños son expertos. Si no tienes niños en casa, busca juegos de mesa o recuerda los juegos de tu adolescencia y permítete revivirlos junto a quienes te acompañan en casa. Mira comedias, unipersonales de artistas cómicos de tu preferencia, recopila chistes y compártelos con tu familia. Recuerda  “la risa, remedio infalible”.

7. Practica la Meditación diaria: Un mínimo de 20 minutos por día es suficiente. No es necesario ser un experto en el tema. Aquí te sugiero una forma sencilla de hacerlo: Busca un lugar cómodo y silencioso, puede ser en la noche cuando todos duerman en casa o muy temprano en la mañana (recomendable). Siéntate cómodamente, cierra los ojos y concéntrate en tu respiración. Cada vez que inhales imagínate que inhalas salud, paz, tranquilidad, amor, bienestar y todo aquello que quisieras para tu vida y cada vez que exhales, imagina que estas dejando salir las preocupaciones, la tensión, el estrés, el miedo, la angustia, la tristeza, las dolencias y todo aquello que quieras desechar de tu vida.

Kimberly Ascuña López

Coach Neurolingüístico